De exhibiciones, críticas e ilusiones varias

Empecemos diciendo que una de las cosas más importantes para el bienestar mental de una persona es tener ilusiones.

No hay nada que te haga estar más despierta y predispuesta a lo que se venga que tener esperanzas, objetivos, metas y esas ilusiones que os decía.

De esas las hay de todos los tipos y colores, igual que un abanico hortera de temporada, y no está en manos de nadie juzgar si unas son mejores que otras, más que nada porque cada uno se sabe lo suyo. Las hay que son felices sacando tiempo para ir a patear la montaña o nadar en el mar un ratito cada tarde, las hay que disfrutan planificando un viaje que les saque de la rutina del día a día, otras que esperan la llegada de las rebajas para hacerse con algunas prendas más para su armario porque disfrutan de la moda hasta cotas y aspectos que otros no son capaces de comprender.

Yo tengo ilusiones también. Algunas implican consumos que son inabarcables ahora mismo y otras simplemente se resumen en la palabra “zapatos”. Otras tienen un trasfondo diferente como puede ser unos días en pareja, una cena con amigos o buscar pisos sólo por el gusto de imaginar cómo sería esa mudanza.

Toda esta intro viene al caso por una conversación que he oído reiteradamente durante estos años que tengo el blog. Las blogueras, para algunas de la personas que permanecen ajenas a este mundo cuando de bloggers de moda hablamos, solemos ser tachadas como un reducto de egocéntricas consumistas preocupadas por la imagen y poco más. Muchos no son conscientes de las realidades vitales de las personas que están detrás de estas pantallas y tienen la cochina y equivocada costumbre de emitir un juicio de valor sólo con la información que reciben al abrir un blog.

Que esta sea una plataforma pública y que por ello implique una suerte de exhibición no significa que la vida de quien comparte sea poco más que lo que fotografía.

No está de más recordar una serie de aspectos, de los muchos que pueden tenerse en cuenta claro, en esta situación. Uno de ellos es que todo el mundo es libre de tener su propia opinión pero que es triste lanzarla con facilidad sólo con informaciones parciales porque esa decisión dice más de quien la expresa que de quien se habla; la otra es que como redactora de tu propio blog puedes lanzar la imparcialidad que te salga de la peineta y compartir lo que creas y consideres conveniente porque tú decides qué aspectos de tu realidad se quedan para ti y tu privacidad y cuáles no y por supuesto asumir que las críticas llegarán (mientras cruzas los dedos para que provengan de gente lo más educada posible y sean poco agresivas. También, por supuesto, para aprender a saberlas encajar porque el esfuerzo en un conflicto debe darse por ambas partes).

Total que me he puesto así como intensita pero se me ha venido todo abajo al oír a mi madre tararear Clocks de Coldplay… flipando estoy (tomad chute de realidad en streaming) y he decidido acabar este post compartiendo con vosotras algunas de las dispares ilusiones a las que intento prestar atención cada día, incluso en plena cola del banco para pagar el Ibi o teniendo que escuchar las sandeces de un vecino paterno que me dijo anoche que qué lista era y que bien sabíamos vivir algunos al verme coger el ascensor para dormir aquí con ellos. Os comento que era la una y media de la madrugada y yo subía después de trabajar en un turno partido, sin poder encontrar aparcamiento cerca de mi casa, y muerta matá. Él venía de hacerse un helado pero claro… en redes sociales había subido la foto de un donut al pobre hombre lo llevé a error…

-Ir de excursión con A. a ver pisos en alquiler

-Comerme un bocadillo con un pan sin gluten crujiente y decente / Viajar otra vez en verano a alguna isla como hice años atrás

Volver de brunch a Flax&Kale 

-Comprarme Esto de Oysho y a ser posible unas cuantas cosas más

-Hacer una cena con xarreta con los amigos

-Intentar no morir trabajando en rebajas

-Que entre un poco de brisilla por la ventana mientras leo un libro

-Ojear revistas de decoración como AD o El Mueble

Aquí es donde iría una pregunta abierta para vosotras y vosotros pero me da que el post me ha salido de los de poder coger un trozo de cada lado. A bote pronto me salen dos preguntas: una va sobre vuestras ilusiones y la otra sobre qué opináis acerca de compartir o no circunstancias personales en el blog. Que cada uno coga el cachito que más le guste que yo aquí os espero.

Guillermina.-

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

6 Replies to “De exhibiciones, críticas e ilusiones varias”

  1. Tus mismas reflexiones me las hago yo, pero no las escribo, porque juzgar es muy fácil pero que no lo escriban tampoco 😉
    Si vieran mi armario…
    (Vanessa)

    http://www.inatrendytown.com

    1. La que tiene que ver ese armario soy yo y ya hacernos Best Friends Forever o algo así Vane 🙂

  2. Ilusiones de colores y variaditas para no aburrirse.
    Ahora mismo una de mis ilusiones es llegar a casa a mediodía y que mis perros no hayan esparcido su cama a cachitos por todo el piso (como llevan haciendo toooodaaaa la semana).
    Es tu blog, escribe lo que quieras, cuando quieras y como quieras.
    ¡He respondido todo!

    1. ¡Porque eres súper eficiente!
      Déjales que esparzan cosas. Son jóvenes y alocados 😛

  3. Yo no soy de publicar nada intimo, creo que de esa forma das menos pie a las críticas y te expones menos a opiniones, aunque por supuesto pienso que cada uno debería hacer lo que le apeteciese y nadie debería juzgar o criticar sin conocer a la persona.

    Ilusiones tengo muchas, ahora mismo las vacaciones, espero pasármelo bomba y disfrutar a tope este viaje, que ya toca! Una ilusión reciente empezar a entrenar un poquito más e ir mejorando en tiempos y poder hacer alguna que otra carrera de montaña jaja 🙂

    besis!

    1. Como me gusta leerte con tantas ganas de hacer cosas Rosa 🙂
      Pasarlo genial en el viaje y envianos muchas fotos para darnos envidia ¡Un besazo!

Deja un comentario