El futuro viene por sí mismo; el progreso no

“El futuro viene por sí mismo; El progreso, no”. Poul Henningsen.

 

Hay muchas maneras de sentarse a esperar que las cosas ocurran. Puedes hacerlo tumbada en el sofá, leyendo compulsivamente un libro en la cama  o yendo a dar largos paseos sin rumbo fijo. Hay ocasiones en las que funciona eso de encontrarse cosas inesperadas que le dan algo de alegría a tu vida. Una pareja aunque sea ocasional, un proyecto a medias o un trabajo de la mano de ese amigo que te encontraste un día en el mercado de los sábados. También depara cosas menos agradables y de sobra más tristes porque el futuro es así y  la vida puede cambiarte en media hora de una forma totalmente drástica e inesperada.

Tanto para bien como para mal el futuro se te presenta delante con la única petición de que estés ahí.

Es tan fácil, tan tremendamente sencillo que el futuro llegue que acojona cuando un día se hace presente, te entra un ataque de consciencia y te das cuenta del paso del tiempo y de lo sencillo que fue esperar. Puedes dejar pasar los años a sabiendas, puedes hacerlo procrastinando la toma de decisiones, también puedes hacerlo reduciendo al mínimo tus expectativas o calmando todo lo que puedas hacer o decir o cualquier decisión que puedas tomar hasta ralentizarla a límites insospechados.

Pero estaría bien que cuando se te haga presente ese futuro, puedas decir que no eras la misma que hace un año o cinco o diez. Que la vida te ha ido cambiando y no a golpe de años sino de decisiones, de experiencias (ambas buenas o malas). Que entiendes que no eres la misma que eras y que ahora DECIDES aunque te equivoques. Esto es para mí probablemente la cosa más importante que puedes regalarte: decidir por ti misma.

Progresar, sus ganas y sus esfuerzos y sus consecuencias, implica ilusión. Una fe en nuestras capacidades, una esperanza en nosotros mismos y por eso es importante dedicarnos cada día un momento a pensar en quienes somos. Qué quiero, cómo quiero ser, qué me apetece hacer ahora mismo, qué supone un reto (aunque mínimo) hoy para mí… y moverse.

El progreso está plagado de decisiones, el futuro sólo de tiempo.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario